×

MÁXIM HUERTA

Wednesday, 23 de October de 2013


En un
momento en el que todas las casas se decoran de una forma muy estudiada,
encontrar una como la de Màxim, decorada con el corazón, es una suerte.

Un hogar que transmite emociones. Donde los
blancos y los negros se encuentran enfrentados creando una perfecta armonía.

Un sinfín de piezas con historia, rescatadas de
viejos anticuarios y traídas al presente de una forma magistral que se
entrelazan con modernas obras de arte pop. Piezas ancladas en el tiempo que
reivindican la estética de antaño.

Porque cada objeto en su casa tiene una historia
y un sentimiento.

Y disfrutar de una charla y un café en este
entorno es un regalo.

Mil gracias Màxim por este rato.

Tres elementos
indispensables en tu casa
Algo parisino, algo
sobre el mar y algo familiar.
Muchos
de los objetos en tu casa tiene una historia detrás, háblanos de alguno.
Uno de los más especiales para mi es el
cuadro original que aparece en la novela “Una tienda en París” y que conseguí
comprar en un anticuario en París. El cuadro es de 1920, y la tienda estaba en
la calle Pont Louis Philipe número 10. Para mi es muy especial tenerlo en casa.
¿Como
definirías tu decoración?
Me gusta una decoración muy neutra, desde
los marcos o los cuadros hasta los objetos. 
¿Cuál
es el rincón de la casa donde más a gusto te encuentras?
Los sofás de la casa desde donde puedo
ver la calle y donde me paso horas leyendo.
¿Cómo
consigues una decoración tan cuidada  aunando elementos tan dispares?
Decoro la casa de una manera muy
emocional, No me dejo llevar únicamente por los aspectos visuales. Puedo
cambiar 1.000 veces un mueble de posición hasta que consigo encontrarme cómodo
emocionalmente hablando. Me gusta ir creando una decoración poco a poco y darle
vida, que nunca acaben de decorarse.

Texto: Federico. R.
Fotos: Alberto Ortiz Rey

Publicado por Alberto Ortiz Rey en 14:10

Comentar Post